Como prevenir las enfermedades de los peces.

Como prevenir las enfermedades de los peces.

Siempre es difícil diagnosticar la enfermedad que padece cualquier pez en especial si somos novatos en el mundo de los acuarios, además hay que sumar la dificultad de tratarla. Por eso siempre nos queda el camino largo, qué es, identificar los síntomas y combatir la enfermedad con los remedos de la que más se asemeje (o llevar el pez al veterinario).

Particularmente los peces a diferencia de otros animales son muy sensibles a enfermarse ya que su hábitat en cautiverio se ve reducida de espacio y convive con otros tantos más. Por esa razón es que hay que prevenir y cuidar muy bien a los peces teniendo en cuenta la correcta oxigenación, cambios de temperatura, limpieza del agua y la alimentación de ellos.

Evidentemente si no tenemos cuidado las enfermedades se pueden adueñar del acuario infectar a todos los peces y terminar nosotros con un acuario con la población diezmada por no tener el cuidado qué debemos darle.

A continuación, miraremos los principales factores que hacen que se enfermen nuestros peces o que les afecta negativamente su salud, para poderlos identificar y corregir antes de qué se nos convierta en un problema.

Oxigenación del acuario.

Generalmente ocurre por una configuración (por decirlo de alguna manera) inadecuada del acuario, es decir no conseguimos el equilibrio correcto. Actualmente hay aireadores, qué son unos pequeños compresores que inyectan aire dentro del acuario y con ayuda de unas piedras difusoras se crean pequeñas burbujas que oxigenan el agua. Pues estos aireadores hay que comprarlos en función del tamaño en litros del acuario y los peces que vamos a albergar adentro.

La falta de oxígeno también se manifiesta cuando tenemos una población muy grande de peces. Se identifica cuando los peces comienzan a nadar cerca de la superficie o manteniéndose cerca de ella por ejemplo los peces dorados o bailarinas son una especie en la que es más fácil identificar la falta de oxígeno del acuario.

Ahora en el caso que el oxígeno esté en exceso se producen otro tipo de síntomas, se manifiesta en pequeñas burbujas en el cuerpo de los peces siendo las aletas el sitio donde es más fácil identificarlas. Si no se trata a tiempo los peces suelen morir por una enfermedad conocida como “embolia gaseosa”.

Las causas del exceso de oxígeno puede ser igualmente la selección incorrecta de un aireador con mucha potencia para nuestro acuario, también puede ser que la luz solar le esté llegando demasiado a algunas plantas del acuario lo cual fomenta la producción de oxígeno.

Podemos regular la oxigenación del acuario muy fácilmente.

  1. Evitar la sobrepoblación de peces y plantas.
  2. Elegir en función del tamaño de nuestra acuarios y población el aireador.
  3. Saber muy bien qué plantas vamos a tener en el acuario y evitar su sobre población.
  4. Sí el aireador que tenemos ya es muy grande podemos apagarlo un par de horas durante el día.

Cambios bruscos en la temperatura del acuario.

Sí bien ya sabemos por artículos anteriores que la temperatura es uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir nuestros peces, también es importante controlar la temperatura y evitar los cambios en ella, más aún si son cambios repentinos.

Debemos tener en cuenta que los peces son criaturas de sangre fría es decir su temperatura va según el medio en el que se encuentran, estos se han adaptado durante siglos a ciertos climas por tanto su órganos y tejidos están adaptados para mantenerse a ciertas temperaturas según la especie.

Cuando la temperatura se cambia de forma repentina los peces no pueden aclimatarse rápidamente, entonces es ahí cuando su organismo sufre trastornos que desencadena en estrés o sensibilidad a bacterias e incluso fallos en el organismo causándole la muerte.

Acuarios en el invierno

En los países donde el invierno significa una bajada considerable en las temperaturas es de uso obligatorio un sistema de calefacción artificial para los peces, igualmente la ubicación del acuario es importante ya que, si lo dejamos cerca de una ventana, por ejemplo, estará más a la merced de los cambios climáticos del exterior de nuestra casa y si lo dejamos cerca de un radiador de la calefacción será el mismo problema.

También al cambiar el agua del acuario debemos tratar de que el agua que estamos ingresando tenga una temperatura lo más parecida posible a la que ya está adentro. De la misma forma cuando sacamos un pez o todos, debemos proporcionarles un agua en las condiciones más parecidas posibles a las que tienen en el acuario y a las cuales están acostumbrados.

 

Enfermedades en los peces causadas por la alimentación.

Una alimentación inadecuada o poco variada puede traer como consecuencia una enfermedad conocida como constipación (estreñimiento) y es además una muy común en los acuarios de todo el mundo.

Se reconoce fácilmente ya que el pez se hincha en el vientre y se mueve mucho más lento, sus escamas también suelen levantarse ligeramente y sobre todo la característica más notoria es que hay ausencia de materia fecal. Es decir, el pececito no va al baño.

Si nos damos cuenta a tiempo podemos aislar al pez en otra pecera con buena aireación y comenzaremos administrándole alimento vivo en abundancia. pero obviamente hay que tener en cuenta que es abundancia para un solo pez.

Otra forma de tratarlo y es un método un tanto más agresivo es, coger el pez y mediante una jeringa con aceite de ricino y rociar en la boca y procurar que ingiera del aceite, repitiendo solo si estamos seguros de que no ha ingerido aceite en el tratamiento, en cuyo caso antes de repetir dejamos descansar al pez 10 o 15 minutos para evitarle más daños y estrés.

 

aceite de ricino
aceite de ricino

Compra el aceite de ricino en Amazon.es haciendo clic en este enlace. https://amzn.to/2BLfEs9

 

 

 

Tratamiento extremo (solo experimentados).

En caso de que esto no funcione hay un tratamiento mucho más agresivo ya qué consiste en colocarlo en un recipiente o pecera con una temperatura 10 grados mayor a la del acuario comunitario. Sin embargo, esta temperatura no debe excederse en total de los 30 grados.

Por ejemplo, sí tenemos a 16 grados el acuario comunitario pondremos el acuario de enfermería en 26 grados Celcius sí tenemos el acuario comunitario a 22 grados Celcius el acuario de enfermería lo pondremos hasta 30 grados Celcius y nunca a más alto.

También debemos proporcionarle un poco más de alimento y tratar que el agua esté un tanto más oxigenada, sí se va a aplicar este tratamiento ya que de esta manera forzamos el metabolismo del pececito de forma artificial.

Este último tratamiento si no tienes experiencia en el mundo de los acuarios es mejor que no la apliques ya que es muy arriesgada y se requiere de cierta experiencia para aplicarla correctamente sin poner en riesgo la vida del pez queremos salvar.

En un próximo post trataremos otros aspectos que debemos mirar en nuestros peces para saber si tienen alguna enfermedad antes que se convierta en algo grave dentro de nuestros acuarios.